Contacto visual: la sencilla técnica que cambiará como ves (y sientes) a las personas.

contacto visual.

El experimento mundial de “contacto visual”:

Hace unos años un movimiento espiritual llamado “Movimiento de conexión” desarrolló una iniciativa, un experimento mundial. El experimento se trataba de poner a un grupo de personas frente a frente, sentadas cómodamente en parejas durante unos minutos. La idea detrás de este experimento era que las personas se pusieran frente a desconocidos, mirándose durante unos minutos para ver que sucede.
El experimento fué un éxito, y se repitió a lo largo y ancho del mundo en diferentes ciudades y paises.

Contacto visual
Personas desconocidas frente a frente durante unos minutos. Con resultados maravillosos.

Hubo miles de testimonios de todo tipo. Algunas personas simplemente contaban que les había ayudado a reirse, o a soltarse un poco. Otras personas se abrieron emocionalmente de maneras diversas, expresando tensiones, tristeza, o gran alegría. Algunas relataban experiencias sensoriales que nunca habian tenido, como ver el aura de la otra persona. O ver como su cara cambiaba a otra cara diferente mas difusa. Otros testimonios hablaban de sentir a la persona de en frente ” de otra manera”. Sentir otras cosas que nunca habian pensado más allá de la apariencia física. El denominador común de la mayoría de personas que hicieron esta experiencia es que fué algo maravilloso y enriquecedor. La experiencia de ponerse delante de otra persona les habia abierto una nueva manera de comunicarse o sentirse a ellos mismos y a las otras personas. Más allá de aspecto físico, de raza, de edad, de clase social y de juicios mentales.

La experiencia de “contacto visual”:

Algo mágico sucede durante el contacto visual prolongado (también llamado mirar a los ojos o mirar el alma). Este momento surge cuando olvidamos que hay un “tú” y un “yo” y nos sumergimos en una experiencia de unidad. Las personalidades, el género, la clase social, las creencias, etc., se desvanecen. Y nos quedamos con este reconocimiento del otro como un puro reflejo de nosotros mismos.

 Este tipo de experiencia es difícil de expresar con palabras, sin embargo, las personas que comparten un contacto visual prolongado la cuentan una y otra vez. Es algo que hemos hecho pocas veces o quizá nunca, y que cambiaría cómo sentimos a las personas y nuestras vidas. Aprendiendo a ver a las personas más allá de su aspecto físico. De nuestros juicios mentales. Lo mismo puede decirse de abrazar a las personas con verdadera apertura. Algo que sin duda deberíamos hacer más.

Contacto visual .

¿Cómo realizar el experimento?


Sentandonos frente a la persona que deseemos unos minutos. De manera cómoda. Lo suficientemente cerca para tener algo de espacio, y que nuestro cuerpo y nuestros ojos esten frente a la otra persona. Si hace falta puedes usar algún cojín que deje tu vista y la de la otra persona a la misma altura. Puedes hacerlo en sillas si te es más cómodo.

Es bueno si lo realizas relajado, sin interrupciones. Sin expectativas, sin querer “hacer” algo. Solo ponerte frente a frente y mantener la mirada. Sentir. Ver que sucede. La foto que ves abajo es adecuada para ver que distancia y de que manera podemos hacerlo. Solo siéntate frente a alguien que desees unos minutos relajado y mírale a los ojos.

Contacto visual.
Esta foto ilustra bien cómo hacerlo.

La conexión humana:

Ponerte frente a alguien puede parecer algo tonto. Pero es algo realmente poderoso. Enriquecedor y humano. Tanto si es alguien que conoces como si no lo es. En nuestras vidas, y más en estos tiempos de “distancias sociales” , una experiencia de cercanía es más necesaria que nunca. Contacto físico. Miradas. Los ojos son, como se suele decir,” las ventanas del alma”. Mirar más a la cara de las personas está demostrado que cambia la comunicación. El sentarse frente a ellas un rato sin más intención que abrirnos y ver que pasa puede ser una experiencia increible. Es recomendable hacerlo con personas distintas.

Necesitamos mas conexión humana y afecto. Ahora más que nunca.

Tienes mucho que ganar. ¡Pruébalo y me cuentas!

Aquí te dejo el enlace al video del experimento de “eye contact” que se realizó varios años consecutivos. ¡Seguro te gustará!

MANUEL RAMOS